Bartomeu, cinco años de luces y sombras

 Bartomeu, cinco años de luces y sombras

La presidencia de Josep María Bartomeu deja un gran legado en la sección femenina, lejos de la mala situación institucional y económica del club

El pasado martes 27 de octubre, Josep María Bartomeu anunció públicamente su dimisión como máximo mandatario del FC Barcelona y la de todos sus directivos. La renuncia llegó tras una movilización barcelonista nunca antes vista, con más de 20.000 firmas conseguidas en plena pandemia sanitaria. Además, varias disputas con la Generalitat de Catalunya y un voto de censura que iba a celebrarse sí o sí.

Tras el adiós de Sandro Rosell en 2014, unas elecciones condicionadas por un triplete ratificaron a Josep María Bartomeu como presidente culé. Cinco años después, su mandato destiñe más sombras que luces en lo general. Hasta el punto de ser tildado de “el peor presidente de la historia del FC Barcelona. Aún así, si ponemos la lupa en la apuesta por la sección femenina de fútbol, el balance de su etapa es distinto.

Inicio de Bartomeu y profesionalización

Desde la entrada de la Junta directiva de Josep María Bartomeu en el año 2015, el mandato ha estado envuelto de diferentes polémicas. Tanto institucionales como económicas, pasando por conflictos deportivos. Distintos entramados que han llevado a la situación actual: una mesa con deportistas profesionales y trabajadores del club para renegociar sus nóminas y asegurar la supervivencia económica de la entidad azulgrana.

PHOTO 2020 05 18 17 20 28 1 1024x568 - Bartomeu, cinco años de luces y sombras
El FC Barcelona después de perder la final de la Champions League en 2019.

Sin embargo, si el análisis de su etapa se enfoca en lo sucedido con el FC Barcelona femenino, la conclusión es distinta. Desde el inicio, Bartomeu y su junta han respaldado el trabajo de sus futbolistas y las han considerado trabajadoras del club al cien por cien. La temporada 2015/2016 el femenino quedó integrado en la estructura profesional del club. Absoluta dedicación de las futbolistas, mejores recursos para sus entrenamientos , una alimentación pautada y el incremento de sus salarios en un treinta por ciento fueron algunas de las mejoras que experimentó la plantilla, por aquel entonces, dirigida por Xavi Llorens.

Cabe destacar que la profesionalización de la sección no es un logro exclusivo del equipo de Bartomeu. Son muchas las figuras que han hecho posible que la sección se haya profesionalizado y se encuentre donde está actualmente: Xavi Llorens, Inmaculada Cabecerán, Núria Llansà, Ani Mari Rosell o María Teresa Andreu, entre otros nombres propios. Pero es cierto que “los mejores años del femenino” sucedieron durante su estancia.

Después de las semifinales de la Champions League en 2017, fichar a la mejor jugadora de Europa, Lieke Martens, participar en la gira por Estados Unidos con el primer equipo masculino y ser capaz de atraer al primer patrocinador exclusivo, el FC Barcelona femenino mostró ser solvente por sí sola. Palabras mayores, se convirtió en la única sección rentable del club.

María Teixidor, la mujer en el primer plano

Dentro de la junta directiva de Joan María Bartomeu hay una figura clave en la apuesta por la sección femenina, María Teixidor (Barcelona, 1975). La decimosegunda mujer con un cargo de directiva en la historia del FC Barcelona fue nombrada primera directora deportiva del equipo en el año 2018. Desde entonces, no ha hecho más que poner a la mujer en el primer plano, fomentando que el femenino no fuese una sección sino un realidad.

Por otro lado, desde el club se impusieron medidas para educar a los menores, que las nuevas generaciones percibieran una realidad igualitaria. Teixido incluyó a las jugadoras en las habituales visitas a actos de la plantilla masculina. La asistencia a hospitales en fechas señaladas como el día de Reyes, entre otros actos, es uno de los ejemplos, viendo a Alexia Putellas o Vicky Losada junto a Leo Messi o Sergi Roberto.

Deportivamente se ofrecieron unas mejores condiciones a las futbolistas. Horarios óptimos, médicos especializados, atención fisiológica acorde a los parámetros femeninos o una correcta nutrición. Se aplicaron reglas ya conocidas. Es decir, se proporcionaron recursos. El club apostó y el resultado es 1 Liga, 2 Copas de la Reina, 5 Copas Catalunya, 1 Supercopa de España y 1 final de la UEFA Women’s Champions League durante el periodo de 2015 a 2020.

Una generación de referentes

En el año 2017, después de la salida de varias canteranas por falta de minutos en el primer equipo, el club apostó por potenciar la profesionalización del filial. No se quiso que se repitieran casos como los de Laia Aleixandri o Berta Pujadas y se acercó el Barça B al primer equipo, reforzando su relación. Desde entonces solo Aitana Bonmatí se ha consolidado en el primer equipo, pero nombres como Candela Andújar, Claudia Pina o Carla Armengol, ahora cedidas a Valencia y Sevilla respectivamente, están dentro del futuro azulgrana más próximo.

Por otro lado, desde 2019 se modificó la estructura de equipos en las categorías formativas del club. Se pasó de tener cinco equipos a seis, sumando un alevín. Se proporcionaron mayores recursos y además, el equipo de categoría Infantil y los dos alevines comenzaron a competir en competiciones masculinas de la Federación Catalana de Fútbol (FCF). Una medida muy positiva en la formación de las jugadoras.

Desde Estados Unidos vigilan con atención todos los movimientos del Barcelona. Ya lo advirtieron los metodólogos más importantes en EEUU hace un año tras la victoria de uno de los conjuntos del futbol formativo del Barça en Florida, “la metodología azulgrana tarde o temprano se impondrá a la americana”.

AC735CEA 6C26 46C8 A5E9 46682B12E3A2 1024x683 - Bartomeu, cinco años de luces y sombras
Paula Domínguez, jugadora del Alevín A (E), frente al alevín de la Escola Pía de Sarrià.

El FC Barcelona ha demostrado que es un club con el potencial dentro del deporte de transmitir valores y herramientas para educar y ser ayuda en el cambio hacia la igualdad. Durante el mandato de Bartomeu, dentro del club azulgrana se han creado figuras y referentes para las niñas más pequeñas. Alexia Putellas o Aitana Bonmatí son el espejo de la próxima generación de futbolistas, de deportistas, de mujeres. Ellas han marcado el camino.

Sin embargo, esto no pretende ser un alegato a favor del mandato de Josep María Bartomeu. La gestión institucional y económica, la pérdida de identidad o la mala imagen internacional mostrada los últimos años no se borran por la gran apuesta y crecimiento del femenino. Pero tampoco todo ello puede empeñar el gran trabajo realizado. Esto solo pretende conducir a la reflexión. ¿Cómo se pueden hacer las cosas tan bien por un lado y por el otro tan mal?

Jesus Burgos