Análisis de Bruna Vilamala, un talento muy versátil

Breve análisis de Bruna Vilamala, una de las atacantes con más proyección y talento del panorama europeo

La juventud no siempre es sinónimo de inmadurez. Y menos en un breve análisis de Bruna Vilamala, una jugadora que ejemplifica precisamente lo contrario. La jugadora nacida en Borgonyà (Osona, 4 de Junio de 2002) con 18 años recién cumplidos ha cosechado muchos éxitos tanto en el conjunto culé como con la selección española. Sus inicios fueron en el Ges Nord en Sant Vicents de Torelló y de allí pasó a defender la camiseta del AEC Manlleu, donde obviamente sus habilidades despertaron el interés del barça, donde a día de hoy, es una jugadora imprescindible.

En 2018 conoció la mejor y peor cara del fútbol. Fue campeona sub-17 con España tras ganar por 0-2 a Alemania en Lituània y también se proclamó campeona de España con la selección catalana sub-16 tras ganar a la comunidad valenciana con un gol suyo. Por el contrario, en Octubre de dicho año, sufrió una de las lesiones mas graves en el mundo del deporte y tuvo que dejar de lado el fútbol por una rotura de ligamento cruzado anterior que le hizo perderse el mundial sub-17.

Con tan solo 17 años, 7 meses y 26 días la joven jugadora debutaba en partido oficial de la mano de Lluis Cortés ante el Sevilla FC, convirtiéndose así en la cuarta jugadora más joven en debutar por detrás de Claudia Pina, Jana Fernández y Patricia Guijarro.

Dotada de una técnica envidiable

Bruna es una futbolista diferencial con la pelota en los pies. Un atacante con mucho potencial que ostenta una técnica envidiable, que le lleva a regalar en cada partido controles exquisitos. Conduce con la pelota pegada al pie, maneja ambas piernas y sus recepciones son siempre positivas. Con el cuerpo orientado a la dirección que quiere otorgarle a la jugada.

Por otro lado, es capaz no solo de llevarla pegada al pie sino de conducir en contragolpes lanzándosela más en largo pero siempre con el control sobre la pelota. El regate simple con finta es otra de sus especialidades. Resulta muy complicado robarle el cuero sin hacerle falta. Otra de sus cualidades es el pase. Con la visión de juego que ostenta, rompe líneas de presión con entregas interiores.

Además, también es una jugadora con gol. Lo está demostrando en el conjunto de Jordi Ventura sumando 8 goles, el 13% de los goles de la plantilla del filial azulgrana.

Versatilidad para el filial femenino

Bruna es una atacante muy versátil. En el sistema de Jordi Ventura suele situarse como extremo izquierdo, aunque también puede jugar por la otra banda o como mediapunta. Cuando su equipo está en posesión del balón su repertorio de acciones es muy variado, ya que tan pronto baja a recibir y subir el balón, como realiza un desmarque de ruptura para buscar un pase en profundidad. Sabe leer muy bien el juego y su toma de decisiones suele ser acertada.

Además es impredecible, lo que junto a su capacidad de desborde, hacen que sea una jugadora realmente peligrosa a la que no le importa buscar la profundidad por la banda o recortar hacia dentro por la frontal. Tampoco es raro verle ocupar la zona central del ataque cuando la delantera cae en banda o retrasa su posición.

En la fase defensiva distingue muy bien cuándo presionar y cuándo replegar. Es de gran ayuda para la línea defensiva. Al recuperar el balón se incorpora al ataque con gran velocidad.

Poderosa a pesar de su estatura

Sus 165 centímetros de altura no son un impedimento para ser poderosa en algunas facetas del juego, además su carácter y un potente tren inferior le hacen una jugadora muy fuerte. Vilamala es capaz de proteger el balón con ímpetu y es mucho más fuerte de lo que podría aparentar.

Lo que está claro es que la característica física más destacada de Bruna es la velocidad que atesora. Es una jugadora eléctrica, muy difícil de parar al contragolpe o con metros por delante. En esas situaciones, la joven de Osona aprovecha al máximo su agilidad para desbordar y dejar muy atrás a sus perseguidoras. Siempre acelera el ritmo de las jugadas cuando entra en contacto con el balón.

Diamante en bruto para la élite

Tan solo se ha podido disfrutar de media temporada de Bruna Vilamala en la Reto Iberdrola, pero no sería muy descabellado pensar en verla en la máxima categoría de manera más frecuente. Es un diamante en bruto que el FC Barcelona se asegura con su primer contrato profesional para brillar muy pronto en la élite.

Si queréis seguir informados sobre toda la actualidad del FC Barcelona femenino, no olvides seguirnos a través de Twitter e Instagram y estar atentos a nuestra página web. Recuerda, ADN La Masia es tu sitio de referencia.

Noticias relacionadas